Hotel 5 estrellas en Provenza

Uno de los más viejos hoteles de Francia

Antigua vivienda del marqués de Graveson, la casa, construida en 1580, es rica de una emocionante historia.

Situada en una de las más bonitas plazas de Aviñón, muy cerca del Rhone, la reputación muy antigua del Hotel d’Europe se explica cuando se recuerda que a principios del siglo 19, el medio más cómodo de viajar era la vía fluvial ya que permetía evitar el polvo y las sacudidas de los caminos de la época.

Hoy, a los clientes les gusta este único y luminoso entorno cerca del río y en el centro urbano. El Palacio de los Papas, el famoso puente Saint-Bénezet, más conocido como el puente de Aviñón, y las más bonitas tiendas están al alcance de la mano.

Al siglo 16, la vivienda es la propriedad de numerosas familias del Comtat Venaissin cuya la más notable será la familia del Amat de Graveson. En 1799, la señora Pierron crea su propio hotel y, sobre la insistencia del general Bonaparte sí mismo, le da el nombre que lleva aún hoy : Hotel d’Europe. ¡Raros en el mundo son los hoteles que podrían ser tentados de tener una misma historia a mucha honra! 

Suntuosas renovaciones realizadas en 1740 dan al conjunto un aspecto majestuoso que sabrá seducir, a través de los tiempos, a muchos personajes ilustres como Alphonse de Lamartine, Victor Hugo, Charles Dickens, John Stuart Mill, etc.

Este importante patrimonio permite al Hotel d’Europe de proponer, en las habitaciones o en los espacios comunes, de numerosos muebles, cuadros y objetos antiguos perfectamente conservados, pero sobre todo de una única atmósfera.

Al siglo XX, numerosos artistas, protagonistas de cine o Jefes de Estado vinieron a enriquecer la leyenda. Picasso y Salvador Dalí contaban entre los clientes fieles de la posguerra. Jacqueline Kennedy elegió residir ahí durante su última visita en tierra natal de su familia en 1993. Los Presidentes de India, Italia y Francia supieron aprovechar de las suites lujosas del tercer piso.

En 1996, durante la cumbre franco-germana, el señor Chirac, el señor Kohl y el señor Jospin durmieron en el hotel cuyo nombre no se había llevado así bien quizá nunca. El Señor Kohl, había notado el plátano, más que bicentenario que protege el más bonito patio de Aviñón de los rayos de sol de verano gracias a sus ramas extendidas con forma de paraguas.

Numerosos otros famosos nombres de la canción, del cine, del teatro o de la pintura podrían añadirse. La lista sería larga y se alarga temporadas depués de temporadas.

La dirección aparece en 1900 en el primer Guía Michelin. El hotel luego estuvo presente en cada una de las ediciones y el renombre de la lujosa casa no debe ya hacerse.

Historia